Novedades

Dé un vistazo a las actualizaciones

La autopromoción, ¿un problema para los constructores?

Peligros y ventajas de la autopromoción

La autopromoción, ¿un problema para los constructores?

Para algunos arquitectos y constructores, un encargo de autopromoción personalizada puede llegar a suponer una auténtica contrariedad. Y es que, como en cualquier otro sector, desarrollar un diseño estándar es mucho más sencillo de llevar a cabo que uno personalizado.

Lo fácil sería contar con un proyecto cerrado que se reflejara en el contrato de construcción para evitar gastos imprevistos, no tener que prever cambios de última hora -calidades, terminaciones, etc.- y no tener que gestionar la toma de decisiones que implican invariablemente estos cambios.

Lo ideal en una autopromoción, en cambio, es:

  • concebir, proyectar, contratar y ejecutar la obra con criterios específicos de esta fórmula de construir

  • planificarla desde el inicio del proyecto contando con los criterios del autopromotor

  • organizar el proceso de construcción para que el autopromotor intervenga en la toma de decisiones y en la elección de las calidades

  • trasladar todo ello al proceso constructivo sin retrasar o perjudicar la ejecución y terminar la obra con buena calidad, en tiempo y con toda la documentación correctamente realizada: la dirección de obra con los cambios reflejados, los compromisos de garantía del constructor sobre la obra ejecutada, los certificados de calidad de todos los materiales, las pruebas de laboratorio y el control de calidad de la obra formalizados, el libro del edificio, los boletines de las instalaciones y, si se ha convenido, el alta de los suministros y la gestión de todos los documentos de la nueva vivienda, incluido el certificado de habitabilidad.

La clave para conseguir que la autopromoción funcione es considerar al autopromotor parte del equipo que construye la vivienda, con sus funciones específicas.

Si el constructor y el arquitecto saben definir el coste de los cambios que se produzcan en la ejecución de la obra por las decisiones del autopromotor y, sobre todo, saben gestionar este tipo de construcción, la autopromoción no supondrá ningún problema.

Puedes encontrar más información sobre la autopromoción en el artículo “Cómo construir tu propia vivienda y no morir en el intento

Contáctanos

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: